viernes, 5 de febrero de 2016

Crónica "Toma de tiempos cadetes Hiruki", por Adrián Fadón

El sábado 30 de enero de 2016 la Federación Navarra de Triatlón en colaboración con la Federación Española realizó una toma de tiempos para la detección de jóvenes valores.

Estas pruebas estaban abiertas en este año 2016 a todos los interesados en las categorías Cadetes (1999 - 2000 y 2001) y Junior (1997 – 1998) además de Paratriatletas sin límite de edad. Requisito único el estar federado o con licencia de federación por un día.


Las pruebas a realizar consistían en toma de tiempos relativas a natación (100m y 1000m) y atletismo (400m y 1000m).


Por parte de nuestro Club asistieron a esta toma de tiempos cinco deportistas féminas de la categoría Cadete de la Escuela Municipal Valle de Egües. Nervios a parte por la novedad del evento para nuestras deportistas destacar que ante todo disfrutaron por el buen ambiente de los responsables de la toma de tiempos y la simpatía de los alumnos de las demás escuelas de triatlón ya que es de admirar que chicos y chicas de edades entre los 15 y 19 años disfruten practicando esta modalidad deportiva y además busquen mejorar año tras año.

A reseñar dentro de los tiempos de nuestras deportistas cadetes que mostraron mucho empeño en hacerlo bien y marcaron tiempos que realmente demuestran que están en buena forma demostrando que semana a semana la práctica deportiva del triatlón ayuda a mejorar físicamente y como cualquier modalidad deportiva valoran el esfuerzo y dedicación aplicable en otros aspectos de la vida.

Muchos ánimos de todos los que componemos este Club Hiruki Valle de Egües a todos estos jóvenes deportistas ya que son el futuro de nuestro deporte.

domingo, 10 de enero de 2016

Crónica "2015 un año de HIRUKI y mi reto Ironman", por Tomás García

2015 un año de HIRUKI y mi reto Ironman

Sirva esta crónica para reflejar las experiencias de mi primer año en el club HIRUKI – Valle de Egüés, un año que arrancó enormemente ilusionante en lo deportivo, ya que después de muchas temporadas en este nuestro mundo del triatlón había decidido cumplir uno de mis sueños, un sueño para muchos cumplido hace tiempo y relativamente sencillo, para la gran mayoría algo “casi imposible”, que era plantarme en la salida de un Ironman.

Todos sabemos que el triatlón es un deporte tremendamente individual, más si hablamos de larga distancia donde la mayor parte de los entrenamientos se realizan en solitario (para eso de hacer la cabeza fuerte), además los objetivos, horarios, obligaciones, familia…etc de cada uno hacen que sea más difícil poder entrenar en compañía. Cierto es que la competitividad, la motivación, el compañerismo, los piques, las ayudas, los viajes a las carreras,… esa “salsa” que hay cuando estás involucrado en un grupo hacen que los entrenamientos y penurias sean muchas veces más llevaderos y mucho más valiosos, no tanto por lo deportivo sino por personal, al fin y al cabo somos personas, cada uno con nuestras historias, experiencias y retos, con nuestras fortalezas y debilidades. Cuando entras a formar parte de un grupo deportivo, un club como el Hiruki, y te encuentras rodeado de grandes triatletas y personas de los pies a la cabeza, otros locos como tú, cómplices cuando se habla de sacrificios y sufrimientos, sanos con los que compartir la afición que nos une, desprendidos en ayudarte o aconsejarte, compañeros de charlas y de entrenos, amigos con los que compartir tus miserias, involucrados en hacer que este club y grupo humano continúe adelante…y un sinfín más de cualidades, que por una u otra razón para cada cual, hacen que cada vez que nos ponemos el mono del equipo para competir se nos dibuje una sonrisa en la cara, y lo que es más importante, que cuando acabamos fatigados después de la competición ya estemos pensando en el siguiente entreno o prueba, simplemente, por el hecho de continuar haciendo los que nos gusta y hacerlo rodeados de la mejor compañía posible.

Hoy un año más tarde, no puedo afirmar si mi mayor reto deportivo hubiera sido posible fuera de las filas del Hiruki, con toda seguridad sí, lo que es seguro es que todo fue mucho más llevadero gracias a vuestro apoyo y ánimo, por todo ello muchas gracias, a los que os conozco más y a los que menos, a todos, gracias!

En cuanto a lo puramente deportivo, un año bastante movido, siempre con el Iroman de Vichy en cabecera como gran reto. Plantearse una prueba de larga distancia de este tipo implica saber que vas a tener que sacrificar muchas, muchísimas hora del tiempo libre para entrenar (entre otras cosas), era el año ya que podía y quería hacerlo. Empecé los entrenos a 8 meses vista para hacerlo bien, a primeros de enero y muy bien planificado. Entre horas y horas de bici, muy largas en algunas ocasiones, unas cuantas brazadas (sufridas brazadas), un par de zapatillas de correr por el camino y algunas pruebas para ir “cogiendo la forma”:

- Marzo, Talaia bidea: Precioso trail de 30km que transcurre desde Donostia y con meta en Hondarribia (mi pueblo, para más señas).


- Mayo, como viene siendo habitual desde hace años, estreno de la temporada en el triatlón olímpico de Senpere, en Francia, toma de contacto con la competición, a pesar de todo unos kms de rodaje en bici por la mañana para ir aumentado los volúmenes de entrenamiento. Un buen puñado de Hirukis nos juntamos en el lago para tomar parte en la prueba, una gran crónica de María Loizu así lo corrobora.

- Mayo, Half Triathlon Pamplona. La primera prueba “seria” de año. La decisión fue salir a sensaciones, sin cuentakilómetros ni GPS y ese tipo de gadgets que tanto nos gustan. El resultado fue inesperado en el buen sentido, las horas de entrenamiento empezaban a dar su fruto. Podéis leer las fantásticas crónicas de Mitxel Malumbres y Eneko San Martin.


- Junio, Half triatlón Valle De Buelna. Segunda prueba de fuego de la temporada, y segunda participación por mi parte en esta carrera (altamente recomendable). Estrategia similar en cuanto a salir a sensaciones, en este caso el calor de finales de Junio me hicieron sufrir un poquito más de lo esperado (preludio de lo que me esperaba en Vichy). En cualquier caso un buen test a falta de dos meses, con un grandísimo Ion Urra también probándose para Vitoria.


- Agosto, Iroman de Vichy. Después de una semana de aclimatación en este bonito pueblo del centro de Francia, había llegado el gran día, 30 de agosto de 2015. Los días previos, entrenamientos muy suaves, comer mucho (no recuerdo haber comido tanto hidrato seguido en mi vida), descansar y dormir como nunca, recogida de dorsales, alguna que otra foto en alpargatas J, y últimos preparativos técnicos, bici, zapatillas…etc. A las 4h30 de la mañana sonó el despertador. Lo típico, desayuno a lo grande y a boxes para ir preparando la salida.

Augurio de lo que vendría después, 6h30 de la mañana 20º, el agua a 23,7º (nos dejan llevar traje por los pelos). Después de las salidas de los pros, mujeres y algunos grupos de edad, salida del “montón”. 7h20 comienza la aventura.

Desde siempre mi gran miedo había sido enfrentarme a los 3,8km de natación, no soy buen nadador, y con buenos consejos y muchos largos, puedo afirmar que este sector fue un mero trámite (con todos los respetos, y siempre comparando con lo que viene después). Mi tiempo fue el esperado 1h22 nadando a “mi” ritmo tranquilo.

La bici la llevaba bien entrenada, dos vueltas a un circuito de 90km. La primera vuelta muy bien, controlando el ritmo y charlando con varios corredores Españoles, 3h clavadas al primer paso, sobre lo esperado. En la segunda vuelta se levantó viento y el calor empezó a hacer mella, notaba el calor apretando en la espalda de una forma inusual, pensaba “este mono que me ha dejado Txus lleva una plancha enchufada o que?”. Decidí levantar aún más el pie, y al final baje de la bici en 6h25. A pesar de haber bebido lo indecible, el calor era bestial y acabé acalambrado, supongo que por deshidratación, cosa que no me había pasado nunca en bici, me entró la preocupación ya que no eran las sensaciones esperadas y aún quedaba toda una maratón.

Al bajar de la bici 35º apretaban por la calles de Vichy, uf, ni en pleno verano salgo a entrenar con semejante calor. Después de la transición más lenta de toda mi vida, cambio de calcetines, crema solar, beber, comer, etc. comenzaba la carrera a pie, 4 vueltas de 10,5km por las riberas del río Allier. Primeras zancadas, cojo ritmo y pulso cómodo, buenas sensaciones, me cambia hasta el estado de ánimo! Pasados unos kilómetros de adelantar y adelantar gente pienso: “no te estarás pasando??“, miro tiempos e iba mucho más despacio que mis ritmos habituales, en cambio parecía un galgo al lado de otros participantes, unos andando otros corriendo como podían, poca gente me pasaba. Después de fijarme en el número de pulseras que indican las vueltas que lleva cada uno, empecé a comprender…”levanta el pie que el camino es largo, duro y hace mucho calor”.

En el km 28 empieza a pasarme factura la falta de energía ya que la comida no entra, los geles no entran, la cocacola no entra, el agua no entra, afortunadamente las tripas me respetan y obligándome voy engañando al cuerpo a meterle gasolina y tengo que bajar el ritmo y parar un poquito más en los avituallamientos.

Llego a la última vuelta y le cojo a un chico español con el que había estado hablando en la bici, nos animamos mutuamente y empiezo a sentirme demasiado flojo, como mareado y decido empezar a andar un poco para tomar algún gel y beber bien, estoy vacío, totalmente vacío. En mi cabeza pensaba, antes lento que parado, así que entre andar (más de lo que hubiera querido) y correr lo que podía, me voy comiendo los últimos kilómetros de esta inolvidable aventura.

Casi a las 8 de la tarde y recién bajados los 30º, por fin, Meta! Subidón cuando el speaker te grita al pasar meta el famoso “You are an Ironman”. Con un tiempo final de 12h28’. Siempre se ha dicho, y estoy muy de acuerdo, que de un burro no se puede hacer un caballo de carreras, pero sí un burro de carreras, y en este caso el burro, a su ritmo, acabo el Ironman. Variedad de emociones al llegar, fueron tantas que, con vuestro permiso…esta vez me las guardo para mí J.

No quiero extenderme en agradecimientos personales, ni mucho menos (por guardar un poco de discreción) en los innumerables que le debo a los que más me soportan, a mi novia Tite, familia, compañeros de trabajo y amigos, me voy a centrar en que muchos, por no decir todos, los Hirukis me animaron y felicitaron antes y después de este gran reto y se lo agradezco enormemente. Como antes he mencionado, sin ellos no hubiera sido imposible, pero de esta forma siempre formarán parte de mi recuerdo de ese día, como ellos me hacen sentir que yo formo parte de esta gran familia triatletica llamada Hiruki.

Para los más animados, un video resumen del Ironman de Vichy, con un poco de paciencia aparezco en meta:
https://vimeo.com/139036844


- Pasados unos meses, y recuperados del IM y con poco entrenamiento llegó la maratón de Donosti, con otra gran participación de Hirukis, en el 10km, media maratón y maratón, Ibai, Mikel, Jordi, Elizari, etc…Ni que mencionar tiene el resultado de atreverse con la distancia reina del atletismo sin kilómetros en las piernas. Con una discreta marca de 3h39’, y sufriendo de lo lindo, di por terminada esta temporada tan especial.


En 2016…continuamos para bingo en la familia HIRUKI…

Tomás García

sábado, 26 de septiembre de 2015

Triatlón Olímpico de Getxo 2015, por Fernando Nuin

Triatlón con drafting. Una nueva experiencia...

7:30 de la mañana. Getxo empieza a tener luz. 1000 inscritos en las diferentes categorías anuncian un día masivo de triatlón. Olímpico, sprint y súper sprint en individual y por equipos eran las posibilidades que teníamos. Cómo no, y a falta de Half, ahí estoy yo para hacer el Olímpico (jajá jajá).

Voy con Eduardo, pionero en este deporte en Iruña. Como siempre hay nervios. Tras intentar encontrar un garito abierto para echar un café desistimos y preparamos todo para entrar a boxes. Mini espacio para la bici. Se tocan todos los manillares de las bicis. Dejo todo en la cesta que nos dan, ya que sospecho que de dejar casco y gafas en la bici me las encontraría en el suelo a mi llegada a la T1.

9:00, puntualidad increíble. Suena la bocina de salida y a tope a por los 1500 metricos. Estoy en “forma” y decido salir adelante pero como siempre no soy el único que ha decidido lo mismo. Cuando me echo a nadar estoy atrás como siempre, jajaja...Son dos vueltas con salida a la arena entre ellas. Patadón, manotazo y ya he dado la primera vuelta, 14’30”. Me adelanta uno que ha salido en la segunda salida 5’ más tarde. Alucino. De nuevo en el agua empiezo a disfrutar nadando en solitario. Acabo la segunda vuelta en 14’. Total 28`30” para los 1500m que me indica el Garmin.

Transición de 480m hasta entrada a boxes a la carrera. ¡Qué duros se hacen! Creía que Eduardo me habría sacado los 5’de ventaja que tenía debido a que salía en la 2ª salida. En 1’ ya estoy pedaleando y nueva experiencia en mi vida. Voy a chupar rueda en un triatlón. ¿Qué pasará?. Son 4 vueltas a un mini circuito de 8 kms. Al final salieron 34 kms de bicicleta. Nos juntamos 4 triatletas. Les dejo trabajar ya que les veía con muchas ganas. Estaba pasando hasta vergüenza. A 35-40 kms por hora por un recorrido totalmente llano. Decido dar relevos pero ni eso me dejaban. ¡¡¡¡Qué makinas!!!! De vez en cuando nos adelantaba alguno y yo todo descansado le daba caza e íbamos sumando unidades a la grupeta. Al final me daba hasta la risa. Ya pensando en correr me adelanto para bajarme de la bici sin problemas y entrar en boxes. Al final 36.5 kms de media que para mi no está nada mal.

Otro minuto y a correr. Estoy decidido a darlo todo. En San Juan me vi bien pero eran la mitad de kms. Recorrido por el paseo marítimo prácticamente llano. Dos vueltas para completar 9600 m. Sale a correr conmigo un armario de 1.90 m que ha estado en mi grupo de bici todo el rato. Menudo trailer. Voy a 4’15” pensando si puedo ir más rápido o no. No me pasa nadie e intento conservar el ritmo. El trailer desiste y me deja solo. En la segunda vuelta decido ir a tope a ver qué pasa. Bajo a 4’10” pero mis piernas no saben ir más rápido. Me empieza a adelantar algún triatleta que me sirve de liebre. Acabo a tope, 4`5” el penúltimo y a 3’59” el último km. Acabo muy entero pero con el pie izquierdo con heridas por no ponerme bien la zapatilla. Total a 4’11” de media el km.

2h9’35” para un casi-olímpico. Puesto 52º de 250 finalizados y 4º en mi grupo de edad. Está claro que había mucho debutante. Igual por eso había tanta alegría en las caras de los triatletas. Esto no es lo habitual por desgracia al finalizar las carreras. Yo híper contento con mis ritmos y con mi resultado.


Ahora en 10 días toca la Roncesvalles-Zubiri con 2 aitas de Barañain que andan como tiros. Nos vemos  ahí unos cuantos Hirukis. Hiruki Beti prest!

viernes, 19 de junio de 2015

Crónica del BH Zarauzko Triatloia 2015, por Mikel Berasain

LA CULMINACIÓN DE UNA ILUSIÓN

El 15 de junio de 2014 estaba viendo fotos y vídeos de la triatlón de Zarautz que se había disputado el día anterior y me pregunté si yo sería capaz de poder hacerlo. Entonces, empecé a informarme sobre recorridos, inscripción, etc. y en ese momento me llevé una pequeña desilusión… había que nadar 2900m y el tiempo de corte era de 1 hora!!!!! Yo no nadaba a esos ritmos, ni tampoco nunca había participado en una distancia tan larga, lo máximo que había hecho hasta entonces era un sprint, así que no las tenía todas conmigo. Las dudas se me quitaron cuando en el triatlón olímpico del Club Natación conseguí terminar con buenas sensaciones, nadé en 29:30 minutos y con la bici y corriendo disfruté. El tema estaba claro, tenía que nadar más y conseguir dorsal, claro!!!!

Me volví a apuntar al curso de natación del Club e intenté no perderme ningún entrenamiento, había que mejorar SÍ o SÍ!!!! (aquí tengo que agradecerle a Susana el curso y los entrenamientos que prepara, eskerrik asko!!!!!).

Cuando llegó el día de las inscripciones, tuve la suerte de conseguir dorsal para la prueba, así que, ya no había marcha atrás, no quedaba otra que idearme un plan de entrenamiento e intentar hacer los máximos km corriendo y en bici (intentando hacerlo con orden, claro).

Y entre entreno de natación, salida con la bici, vuelta corriendo y alguna que otra prueba entre medio (Arbizu, Bera, Sempere, Ultzama, Hondarribi…) llego junio!!!!! Ay madre… qué cerca está el 13!!!!!

La semana anterior probamos a ver si por casualidad todavía quedaba alguna habitación libre en varios hoteles de Zarautz y cual fue nuestra sorpresa que quedaba la última en el hotel Zarauz!!!! Qué alegría!!! Así mientras yo hacía la prueba, Itziar tendría un sitio en el que descansar y no estar todo el día dando vueltas por Zarautz.

Y por fin llegó el sábado 13 de junio!!! El trabajo estaba hecho, así que sólo quedada disfrutar. Preparo todo el material y para las 9:00 de la mañana pusimos rumbo a Zarautz. Llegamos y lo primero que hicimos fue ir a recoger el dorsal, allí me junté con Javier Erice y estuvimos hablando un rato. Nos instalamos en el hotel y a comer!!!!

A las 12:30 nos fuimos a los boxes a meter la bici y a coger el autobús que nos llevaba a Getaria. Esperando al autobús, cuál fue mi sorpresa que el chico que estaba a mi lado era Gustavo Rodríguez, uno de los favoritos para ganar la triatlón!!! Estuve un rato hablando con él y subimos al autobús. En el camino a Getaria yo no dejaba de mirar al mar, estaba muy tranquilo, pero la distancia entre boyas me parecía larguísima!!!!! Qué nervios….

Ya en Getaria, nada más bajar del autobús, me junto con Sergio del Sakana y estoy con él hasta que a las 13:45 nos bajamos a la playa. Me pongo el neopreno y entre hablar con algún que otro Hiruki (Mikel Mariñelarena, Elizari, Jordi…) y algún otro conocido más y sin ni siquiera haber probado el agua, suena la bocina del inicio de la triatlón!!!!! Ya está!!!! Para adelante!!!! No quedaba otra!!!

Mi idea era clara, intentar nadar tranquilo, nunca había nadado tanta distancia en mar, así que a dar brazadas e intentar que pasara el tiempo.

Entre un golpe por aquí, otro por allá, un rato a crol, otro a braza… tachán, la primera boya!!! Estaba nadando a gusto, así que a por la siguiente!!!! A esta boya ya tardo algo más en llegar… parecía que no se movían las rocas del monte que tenía puestas como referencia, pero no me sentía cansado ni agobiado, así que como antes, un ratito a braza, otro a crol, otro a braza y la siguiente boya superada!!!!! El mar estaba bastante tranquilo y siempre tenía a alguien cerca de mí, no había por qué preocuparse.

Pensando en cómo tenía que hacer la transición, me fijo que las boyas de “El Diario Vasco” las tengo a tiro, ya no queda nada!!!!! Miro el reloj y me llevo una pequeña alegría, calculo que quedan unos 400m y llevo 44min!!! El primer objetivo de pasar el corte, lo tengo a mano!!! Como no queda nada y estoy nadando bien, aumento un poco el ritmo, pero va y se me sube un gemelo!!! Joder!!!! y ahora… me doy la vuelta e intento relajar la pierna y sigo hasta el final sin darle a los pies. Me pongo de pie y al mirar el reloj veo que llevo 50 min, ni en mis mejores previsiones entraba el llegar en ese tiempo!!!! Lo siguiente es mirar hacia el acceso a boxes y flipo con la cantidad de gente que hay!!!! Lo había visto en fotos, pero vivirlo… ufff… es emocionante… y para redondearlo, escucho una voz conocida, giro la cabeza y veo a Itziar con la cámara en la mano y sin parar de animar!!!! Vaya subidón!!!!!


La transición la hago bastante rápida, me pongo calcetines y decido hacer el sector de la bici con maillot, anuncian agua y porsiaca… Cojo la bici y carretera y manta, a dar pedales e intentar disfrutar!!!! Subiendo Meaga siento que voy bien y empiezo a adelantar a gente, aunque a mí también me adelantan, claro. Llegando a Aiarnazabal empieza a llover… las predicciones se cumplen y me digo a mí mismo que hemos venido a disfrutar y que da igual lo que caiga!!!!

Hasta llegar a Getaria no para de llover y al primer paso por Zarautz todavía está descampado y lleno de gente, qué gozada es hacer una prueba así!!!! Vuelvo a empezar a subir Meaga y me fijo que llevo una media de 34km/h, es buena señal!!!

En la subida veo que tienen sancionado a Mikel Mariñelarena, pero no tarda mucho en pasarme y un poco más adelante también me pasa Sergio, por lo menos le he aguantado una vuelta….y al empezar la bajada, nos cae el diluvio universal, no se ve ni la carretera!!!!! Tomo todas las precauciones posibles bajando, sigue lloviendo muy fuerte hasta llegar a Zumaia, pero como apenas anda aire se va muy rápido, otra vez la carretera de la costa y para Zarautz.


En los túneles antes de llegar a Getaria veo una ambulancia parada y al llegar, me fijo que un compañero se ha caído y se ha llevado un buen golpe. Esto me recuerda que tengo que ir con más cuidado, que mi intención no es quedar en un puesto determinado ni hacer un tiempazo, sino tratar de disfrutar de la prueba, que es lo que estoy consiguiendo hacer.

Llego a Zarautz y me fijo que sigo a 34km/h de media y ya han pasado 56km!!!! Al cruzar Zarautz para ir hacia Orio me vuelve a sorprender la cantidad de gente que hay a los dos lados de la carretera animando, con la que está cayendo… cómo para quejarme yo de la lluvia!!!!

Empiezo a subir hacia Orio, ahora viene la parte más dura de la bici, pero la que más ganas tengo de hacer. Subiendo, me pasa Gorka Bidegain, esto me anima más si cabe, porque sé que Gorka anda mucho en bici y pensaba que estaría por delante de mí.

La bajada se hace muy peligrosa con la lluvia y ya en Orio cogemos el cruce hacia Aia y su mítico muro. Un par de km de llano y ya estamos!!!!

Ahora la carretera se pone seria, entre que es de cemento, que está muy mojada y la pendiente que tiene (20%), me patina la rueda de atrás al ponerme de pie sobre la bici, más difícil todavía!!!! Así que a apretar el culo contra el asiento y para arriba!!!! Unos dos km de subida que los hago bastante bien.



Empezamos la bajada hacia Orio, nada más empezar a bajar, en una curva, veo a Sergio parado. Al principio me asusto pensando que se ha caído, pero él me dice que ha pinchado, así que nada, mala suerte. Llegamos a Orio y empezamos a encarar la que va a ser la última subida, corta, pero muy dura y en la que más animación me han contado que hay, y vaya si la hay!!!!

Después de un tramo muy duro en el que me vuelve a patinar la rueda, me voy acercando al camping. No se ve dónde está, pero se escucha un barullo impresionante!!!! No sé si tengo ganas de llegar y ver lo que hay o me da pena llegar y dejarlo atrás. Cojo una curva hacia la izquierda y me encuentro con un pasillo de gente por el que justamente pasan un par de ciclistas, esto parece el tour!!!! Llego arriba con los pelos de punta y con la sensación de haber vivido algo único, corto pero muy intenso, así que con una sonrisa que no me entra en la cara encaro la última bajada hacia Zarautz. Al pasar delante del hotel en el que estamos alojados vuelvo a ver a Itziar, no puedo estar más contento!!!! La prueba hasta el momento va mejor de lo que pensaba a pesar de la lluvia.



Llego a la transición, me quito el maillot, me pongo las zapatillas y a correr!!!!! Ya sólo me quedan los últimos 20 km de la carrera a pie. Miro el reloj y me fijo que se me ha apagado…. es igual, no me importa el tiempo que vaya a hacer, así que a correr por sensaciones!!!

Empiezo a correr y siento que las piernas me van muy bien, no noto la transición de la bici, así que pienso que correré a gusto.

Paso por el túnel de la carretera y veo a Itziar sacándome algunas fotos, le saludo y para adelante. Encaro la calle hacia el centro de Zarautz y mis ojos no pueden creer lo que ven, al fondo, un pasillo humano por el que hay que pasar, con la gente sin parar de animar, así da gusto!!!!! No importa la que está cayendo del cielo… si ellos animan, yo no tengo excusa para correr!!!

Al pasar por meta me fijo en el reloj y marca 3h 36min y pienso que andaré cerca de las 5h. Sobre el km 3 tengo que parar a mear… pero si no paro la carrera se me va a hacer muy larga!!!! Paso por las tablas y vuelvo a encarar el paseo de la playa para volver otra vez hacia el centro, qué ganas de volver a pasar!!! La verdad que motiva mucho llegar a ese tramo.

Vuelta a pasar por meta y el reloj marca 4h justas y empiezo a pensar que quizás sea capaz de bajar d las 5h… pero para eso tengo que seguir corriendo igual, sin bajones. Las piernas van bien, así que estoy tranquilo.

Al pasar por los boxes por penúltima vez vuelvo a ver a Itziar animando y le digo que vaya hacia la meta que sólo me queda una vuelta!!! Al paso por meta el reloj marca 4h 27min y encaro la última vuelta con la confianza de que bajaré de las 5h, ni mucho menos era mi objetivo, pero hace ilusión…

En la última vuelta se me viene a la cabeza aquel pensamiento del año anterior, en el que me preguntaba si yo sería capaz de acabar este triatlón y allí me veo, jarreando como si no hubiera un mañana y corriendo con una sonrisa, sabiendo que en 2km volveré a pasar por última vez por medio de toda esa gente que no para de animar y que medio km más adelante me espera la rampa de llegada a meta. Cojo la última pulsera e intento acelerar un poco el ritmo, me quedan 2km y aunque ahora sí que noto que las piernas no están como una hora antes, sólo son 2km y se puede aguantar.

En la recta antes de meta voy buscando a Itziar, la veo y voy hacia ella, tengo que agradecerle el tiempo robado estos últimos meses y sobre todo el que me haya acompañado el día de la prueba, con el día que hace…. le doy un beso y encaro la rampa de meta, miro el reloj y marca 4h 55min!!!!


Ni me lo creo!!!! Ni mucho menos venía buscando ese tiempo, lo que venía buscando lo encontré en cada brazada en la travesía de Getaria a Zarautz, en cada pedalada de esos 81km que pasé bajo la lluvia con los ánimos de la gente y por supuesto en cada una de las tres vueltas que dimos corriendo al circuito de la carrera a pie. Son sensaciones muy difíciles de explicar, pero que me dejan un montón de imágenes en mi cabeza que tardaré un tiempo en asimilar…

porque esto no ha sido un “objetivo”… sino una ILUSIÓN!!!!!!

Y ahora a por la siguiente parada!!!! Ésta poco tiene que ver con todo esto que acabo de escribir, la siguiente parada se llama Ibai y espero poder transmitirle los verdaderos valores del deporte y que algún día pueda disfrutarlo, sea cual sea, como lo disfruta su padre.

martes, 9 de junio de 2015

Invitación/Gonbidapena LACTURALE

XVI TRIATLÓN INFANTIL VALLE DE EGÜÉS / EGUESIBARKO XVI HAUR TRIATLOIA


Lacturale como colaborador del evento le invita a una visita guiada para su grupo. Válido para las visitas que se realizan en fin de semana.

Lacturale ekitaldiaren laguntzaile bezala bisita gidatu batetara gonbidatzen zaitu. Asteburuetan egiten diren bisitentzako baliogarria.


En Lacturale,     Volvemos  a empezar.
“No somos nuevos, se nos reconoce, pero no se nos CONOCE.
Somos PEQUEÑOS, pero quizás nos han visto grandes.
Aun  siendo pequeños, tenemos un GRAN COMPROMISO con la sociedad  y  la economía local”.
*Lo que destinamos a patrocinio repercute en menos de 2 céntimos en el precio del litro de leche, es decir que aún contribuyendo en una gran medida con la sociedad no te subimos el precio del litro.

Horregatik Lacturalen, berriz hasten gara.
“Ez gara berriak, antzematen zaigu baina ez  EZAGUTU.
TXIKIAK  gara baina baliteke handiak ikusi izana.
Txikiak izan arren, gizartearekin eta bertako ekonomiarekin konpromiso handia dugu.”

sábado, 6 de junio de 2015

Crónica VII Triatlón de Ardantze, por Manuel Latorre

"Voy a hablar del mono de triatlón. Y no es por resaltar la calidad de la nueva equipación del Hiruki, pero lo que más me agrada es que cuando sales del agua, no tienes la sensación de ir mojado. Sin embargo, el mono de triatlón es algo más... ¿Presenciaste el Half Triathlon Pamplona, te encantó, pero hubieras preferido participar? ¿Has arrastrado varios meses una lesión que te ha impedido entrenar? ¿Tienes dificultades para entrenarte porque tienes responsabilidades que atender? Si alguna de tus respuestas es afirmativa, sabes mucho acerca del mono de triatlón. El mono de triatlón es un sentimiento.

El I Triatlón de Ardantze (2009) me permitió recuperar una afición que había abandonado en... ¡¡¡1996!!! Federado con el Club Triatlón Valencia participé en pruebas como Vinaroz o Antella. Ya está todo dicho, motivo suficiente para pertenecer al Hiruki, fundado el 23 de diciembre de 1997.


Vamos con la prueba. La afronté como un nuevo reenganche. Poco entrenado, pero la distancia es corta y el terreno me lo conozco bien. El objetivo era acabar sin palizón. Conseguido.

Repasemos al resto del equipo. Víctor ZUBICOA va a por la regularidad, no se pierde una prueba. Nadó la distancia corta en la primera tanda. Ánimo, Víctor. Seguro que vas a mejorar la técnica y lo disfrutarás más. Jesús Mari OLMO había trotado 30 km. el día anterior, como preparación de la II San Fermin Marathon. Su sola presencia aporta rock&roll a las pruebas, pero este día se decantó por el blues, no quiso forzar. A nuestro hombre tour, David LATASA, le arrebató el huevo de chocolate un cadete maño, de nombre Arturo GRÁVALOS, con muy buen resultado. Y Pablo IBÁÑEZ debutaba en triatlón con gran explosividad. Tal fue así, que reventó la cremallera de su mono antes de empezar. Acabaste muy bien, Pablo. Ya estás enganchado, a por la siguiente.


Y nada más. Próxima parada en Aritzaleku, distancia sprint, que no estoy para olímpico todavía.

Hasta otra."

Clasificaciones: